Síganos en Twitter Síganos en Facebook
Cirugía de Cordales
Las cordales no erupcionadas pueden producir acumulación de bacterias e infecciones, además pueden producir lesiones de dientes sanos y un dolor intenso. Cuando estas no erupcionan algunas personas pueden pensar que esto es normal y no preocuparse, sin embargo estas piezas dentarias no erupcionadas pueden dar origen a abscesos, quistes o tumores que si no son identificados a tiempo pueden producir estados de mayor gravedad.

Es fundamental decirle a su odontólogo durante el control anual que revise la posición de las cordales y determine cuando es mejor realizar su extracción.

En diferentes casos se puede alterar la sensibilidad o desencadenar un cuadro doloroso facial al estar en franca cercanía con el nervio dentario inferior, por estas razones se recomienda consultar con un cirujano maxilofacial quien se encuentra adecuadamente entrenado para el manejo de las complicaciones asociadas a la retención de las cordales.

Si estas en alguna de las siguientes situaciones debes examinarte para valorar si necesitas una cirugía, recuerda que entre más pronto lo hagas el procedimiento será menos traumático y doloroso para la boca.

  1. Cuando se presente sintomatología inflamatoria o dolorosa.

  2. Si surge una infección derivada de las cordales, encía, dientes o hueso.

  3. Cuando la posici√≥n o ubicaci√≥n de la cordal puedan causar alg√ļn tipo de da√Īo al segundo molar (diente adyacente).

  4. Deben extraerse las cordales frente a cualquier procedimiento de cirugía ortognática (correctiva de los maxilares), donde la presencia pueda poner en riesgo el procedimiento (fracturas).

  5. Por dolor facial atípico en zona de terceros molares.

  6. Antes de cualquier tratamiento con radioterapia o cirugía cardiaca.

Y3K Web: Páginas web en El Salvador

El sitio web usa cookies y recolecta datos con el fin de mejorar su experiencia de navegación. Con su permanencia, usted acepta nuestra política de privacidad.